Consejos

Trucos para unos pies bonitos y ¡a lucir sandalias!

Por  | 

Los pies son la parte del cuerpo que más sufre las consecuencias del día a día. Las largas horas de pie, la presión de los zapatos y el calor son algunos de los factores que pueden causarnos problemas. Son el sostén de todo el cuerpo y debemos mimarlos como se merecen. Además, quieres lucir tus sandalias favoritas, así que tienes que ponerte las pilas porque con esos talones de lija, resecos y agrietados, no vamos a ninguna parte. Sigue nuestros consejos y notarás la mejoría al instante.

– Exfólialos: Una excelente manera de mantener la piel de tus pies suave y reluciente es realizando una exfoliación, sobre todo en las partes callosas, como los talones. Utiliza la piedra pomez cada vez que puedas. Se trata de un elemento vital para el cuidado de tus pies. Después de la ducha o un baño de agua tibia frota delicadamente con esta piedra en las zonas donde se forman las durezas, sobre todo, en los talones. Exfolia tus pies con una crema especial. Sólo tienes que tomar cualquier crema que uses y añadirle dos cucharadas de azúcar. Con esta preparación masajea en los talones. Te servirá para eliminar células muertas por la fricción.

– Aplica protector solar: La piel de los pies debe recibir los mismos cuidados que la piel del resto del cuerpo. Por lo tanto, un excelente consejo es que utilices el mismo protector solar que utilizas para el cuerpo, pues los rayos ultravioletas y el viento pueden resecarlos y transformar su aspecto de manera negativa. No olvides aplicar la protección solar también en las uñas.

– Hidrátalos a diario: Masajea tus pies cada noche antes de irte a dormir con una crema hidratante o aceite esencial, eso sí, después de haberlos lavado y haber quitado la piel muerta. Esto hará que se relajen y evites las durezas. El masaje tiene que ser un movimientos circulares y un poco de presión.

– Refresca tus pies varias veces al día: Los pies sudan mucho en verano, así que la limpieza debe ser muy frecuente. Pero igual de importante que la higiene, es el secado. Después de la ducha seca bien tus pies, entre los dedos, para que no se produzcan hongos. Si eres de transpirar mucho, no dudes en usar talco.

– Uñas: Córtalas de manera horizontal. Así evitarás que se encarnen o se deformen, debiliten o frene el crecimiento normal. Sécate siempre muy bien esta zona después de ducharte.

– Ejercicios: Anda descalzo, haz rotaciones de tobillos y anda de puntillas por tu casa. Así fortalecerás los pies. También puedes hacer rodar una pelota debajo, pasa masajear y mejorar la circulación en la planta.

– Utiliza plantillas acolchonadas y no lleves calzado demasiado apretado todos los días. El uso de tacón tampoco es la mejor alternativa.

– Extra de Hidratación: Con un poco de gel de aloe vera frota tus pies con suavidad. El aloe vera ayudará a que tengas tus pies mucho más suave y sedosa. Igualmente, la mezcla de zumo de limón y vaselina es un remedio maravilloso para los pies resecos y con grietas. Luego de lavarlos, aplica esta combinación.

– Semanalmente realiza un baño caliente de pies, con sal gruesa durante media hora. Esto hará que se vean más relajados y descansados, sobre todo si estás todo el día parada o sentada en tu trabajo.

– Cada quince días realiza un baño de agua caliente unos minutos e inmediatamente uno de agua fría. Esta combinación hará que mejore la circulación de tus pies. Si al agua le añades unas gotas de limón evitarás tener mal olor.

– Mezcla dos puñados de sal con tres cucharadas de aceite de aguacate y dos gotas de aceite de menta. Masajea con esto tus pies por tres minutos y luego introdúcelos en agua tibia, para retirarlo por completo. Además de eliminar durezas, evitarás el mal olor.

– Si te aplicas aceite de oliva a diario con un suave masaje o quizá aceite de coco para los pies, podrás tener vitamina E y otros extractos naturales que te harán tener una piel suave y radiante.