Consejos

Cómo limpiar los zapatos de ante

Por  | 

El ante es un tejido muy utilizado durante los meses fríos de otoño e invierno, donde la lluvia suele estar presente. Pero es que es imposible resistirse a este tejido: es elegante, cómodo, resistente. Lo único es que exige unos cuidados extra que los zapatos de piel no necesitan, por ejemplo.

El ante (o gamuza) es un tipo de piel normalmente fabricada a partir de la parte interna de la piel de animales como cordero, cerdo, ternero o alce. Es más poroso, lo que lo convierte en enemigo de la humedad, y por lo tanto, es uno de los materiales más complicados para limpiar. Pero con cariño y perseverancia, tus zapatos favoritos de ante, te durarán mucho.

Para un mantenimiento diario basta con una toallita húmeda, una esponja o un trapo humedecido con un poco en agua y jabón (jabón suave de mano o Norit). Frota suavemente y ten especial cuidado en que el trapido esté bien escurrido: húmedo pero que no chorree. El zapato no se puede empapar de agua. Se entiende que los días de lluvia no te los pones…

Si el zapato de ante tiene manchas, hazte con un cepillo especial para gamuza. También sirve un cepillo de dientes de cerdas suaves. Frota (humedecido en jabón de mano) siempre en la dirección de los pelos para que no se estropee. Cuando tengas el zapato limpio, recuerda dejarlo secar al menos de 8 a 10 horas antes de volver a ponértelos, y no lo dejes secar frente a una fuente de calor directa (como la calefacción o al sol).

Por otro lado, para manchas superficiales, nos encanta el truqui de la goma de borrar. Pasa la goma de borrar por la mancha como si borrases en un papel y después retira lo que quede con un cepillo en la dirección de la gamuza. Es uno de los trucos de limpieza para el ante más efectivo y fácil de hacer en casa.